"Antologías literarias: ¿leer o no leer?" por Leerte13

Publicado por Tríada Ediciones en

A muchos la pandemia actual nos confinó de manera indeterminada al espacio domiciliario, en especial en ciudades como en la que vivo (Arica), cuya cuarentena duró más de cien días. Bajo este contexto, y considerando que me puse un par de metas ambiciosas en el plano lector (leer cien libros y más autores nacionales), es que llegué a las antologías literarias.

Si bien había tenido aproximaciones previas, especialmente en poesía o en editoriales locales, nunca había visualizado el valor agregado que tienen este tipo de textos y lo importante de su difusión.

Fue así que acudí a la siempre fiel @bpdigital (Biblioteca Pública Digital) y me dispuse a buscar, o más bien “vitrinear” libros. Hasta que me topé con la hermosa portada de Imaginarias de Tríada Ediciones. Lo pedí, leí el primer cuento y no exagero al decir que me enamoré del libro. Por ende, lo compré y a modo de explayarme en mi enamoramiento al texto es que me propuse reseñar relato por relato en mi bookstagram (si les interesa leer las reseñas, están en el perfil de Instagram de la editorial, en sus historias destacadas). Lo pasé tan bien leyendo, reseñando y conversando con las autoras de la antología que me dije a mi misma: ¿por qué no? Y bueno, ya llevo seis antologías leídas y reseñadas. Y tengo varias pendientes para este año.

Una antología literaria es una recopilación de textos seleccionados bajo un criterio determinado previamente. Estas obras pueden ser de un mismo autor o, como en las antologías que leí el 2020, de diversos autores, unidas por una idea o género en común.

A raíz de un artículo publicado hace unos días en Comiqueros.cl, donde realizan un repaso de las antologías publicadas en el 2020, destaco un par de ellas enfocadas en la pandemia misma: Confinamiento. Antología de terror y ciencia ficción de Cathartes Ediciones que, además de reunir a más de veinte autores, no solo nacionales, tiene la particularidad de que puede ser descargada de forma gratuita para su lectura digital. Y COVID-19. Antología Sci Fi en tiempos de pandemia de Sietch Ediciones, la que se diferencia de la anterior en que, además de relatos, incluye un par de poemas. Tuvo una descarga digital durante un tiempo, hasta que se publicó en formato papel, hoy a la venta.

También tuve la posibilidad de expandir mi campo lector y sumar don antologías enfocadas en el terror, ambas publicadas en el 2018 y evocando a monstruos arquetípicos como el de Frankenstein y los zombis. El legado del monstruo, relatos de terror de la editorial ZigZag, es una recopilación de historias en torno a la figura del monstruo creado por el Dr. Frankenstein, a.k.a. “la criatura” y lanzado en conmemoración de los 200 años desde su publicación. En tanto, Zombis chilenos, Cuentos No-Muertos nacionales de Áurea Ediciones, tiene un par de particularidades interesantes. La primera, que puedes comprar su versión digital y su versión en papel. La segunda, que entre sus relatos cuenta con un par escrito por autoras nacionales, algo que cobra relevancia considerando que existe muy poca literatura de terror y/o de zombis escrita por mujeres. Esto fue visualizado por la web ZOMBIES.CL quien junto a la Editorial Cathartes lanzaron una convocatoria abierta para este 2021 de relatos zombis, pero sólo escritos por mujeres, con la finalidad de aportar al terror nacional una mirada y pluma femenina. 

A propósito de lo anterior, tanto Imaginarias de Tríada Ediciones, como Viajeros y Quimeras de Ignición Editorial, estas últimas publicadas en los años 2018 y 2020 respectivamente, son obras creadas a partir de convocatorias públicas, pero con ciertos requisitos. Imaginarias destaca por ser el resultado de la asistencia de diversas mujeres a un taller literario donde además de la ciencia ficción y el terror, tenemos relatos de fantasía. La buena noticia es que sus antologadoras se encuentran actualmente en proceso de selección de los relatos que compondrán Imaginarias 2, posiblemente a publicarse en el presente año y por la misma editorial. Las otras dos en tanto obedecen a la característica de convocar autores del Biobío como prioridad (y más allá) a fin de brindar un espacio de publicación para autores y autoras noveles de la región. Viajeros es una antología de Ciencia Ficción, mientras que Quimeras se centra en la fantasía.

En la nota de Comiqueros se mencionan varias más que se publicaron en el 2020, año muy prolífico, por lo que se ve, para este tipo de literatura. Yo me centré solo en las mencionadas, ya que son algunas de las que pude leer. Así también es emocionante saber que hay varias en proyecto para este 2021, incluso con convocatorias abiertas por si deseas probar tus dotes escritoriles.

Y luego de todo lo anterior, ¿por qué creen que es importante, no solo publicar sino leer antologías? Primero, porque es una forma de dar a conocer autores y géneros que pueden no ser tan populares en Chile como lo son el terror y la ciencia ficción. También profundizar sobre un autor, como la recientemente lanzada Proyecto Usher de Cathartes Ediciones, que convoca relatos de diversos autores a fin de homenajear a Edgar Allan Poe. O ambas Imaginarias que brindan el espacio para que mujeres de diversos lugares del país escriban sobre fantasía, ciencia ficción y terror.

Algunas antologías también pueden funcionar para el lector como una especie de “muestra gratis” o primera aproximación a un género o autor desconocido. No necesariamente la primera aproximación a un libro es mediante su compra, muchas veces es a través de préstamo (une amigue muy buena onda o bibliotecas) o descargas digitales, por lo que no necesitas leer el libro completo, sino más bien aquello que como lector te parezca más interesante. Es ideal por si deseas fomentar la lectura en jóvenes o personas que se están iniciando, para no abrumarlos directamente con un libro extenso, se pueden recomendar algunos relatos que pueden ser de su gusto. 

Aunque también presentan puntos negativos a analizar. He consultado con algunas personas respecto a si les gusta o no leer antologías y entre las respuestas negativas me han señalado que lo que no les gusta de las antologías, en especial aquellas de varios autores, es que suelen haber relatos no tan bien logrados o que derechamente no son de su agrado. En la vía contraria, hay relatos que “te dejan con ganas de más”, que parecieran ser parte de un universo más extendido o que abiertamente son el primer capítulo de una novela más larga. En ese sentido, siento que se pierde el punto principal de una antología donde la idea principal suele enfocarse en un relato autoconclusivo. 

Finalmente, y visualizando que, a la larga son muchos más los puntos positivos de publicar y leer antologías, es que los insto a ustedes lectores a que le den no una, sino muchas oportunidades a este tipo de libros. Que los descubran o los retomen, que no les de vergüenza “saltarse” alguna historia que “no les gustó”, porque pese a que uno de los objetivos generales de las antologías es promover la lectura de autores y/o géneros poco conocidos, también lo es, como todo libro, el que pases un momento agradable descubriendo nuevos horizontes mediante la lectura.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados